Un día feliz

Añorar las cosas quizá no es bueno. Queda ese regustillo amargo de algo que quieres y no puede ser, cuando lo mejor sería no tener que echar nada de menos y poder hacerlo.

Las circustancias, las vidas que nos hemos construído a base de fallos y aciertos, hacen que el simple hecho de ver una fotografía haga salir ese sentimiento y esa frase: “esta sería mi idea de un día feliz”.

Pues sí, esta sería mi idea de un día feliz…