Las piezas de Tetris

¿Te suena de algo esta música?

No es uno de los primeros videojuegos a los que jugué, eso se lo dejamos al Galaxy de MSX y otros similares, pero sí se puede decir que es uno de los títulos a los que más he jugado a lo largo del tiempo, en contadas ocasiones en alguna máquina recreativa cuando estábamos de vacaciones por la Manga del Mar Menor, antes de salir la versión de Gameboy a la que dediqué horas y risas con mi prima con el cable link enviándonos líneas en juego cooperativo.

Ahora con la nueva versión para consolas de nueva generación, Tetris ha evolucionado en calidad gráfica y ha renovado sus sonidos remasterizándolos siempre basándose en la base principal. Incluso ya es posible jugar con cualquier persona del mundo entero que posea el juego a través de conectividad online en partidas apoteósicas de 2 a 6 jugadores, algo inimaginable cuando esa musiquita sonaba hace ya más de dos décadas.

Tetris y sus piezas dejan restos. Tienen algo, quizá sea su sencillez, quizá la necesidad de encajar, de hacer que no reine el caos, que gane el orden. Cualquiera que haya jugado durante un par de horas seguidas no podrá negar que siente la necesidad de encajar piezas en cada objeto real que ve. Un fenómeno este que ha sido estudiado con insistencia. Una simple estantería de libros se convierte en un nuevo escenario de juego, como si la mente no hubiera podido olvidar este adictivo juego, una mente que sigue colocando piezas residuales hasta que el tiempo las difumina.

Un comentario en “Las piezas de Tetris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s