Yellow Road

Cada año cuando me despierto más bien pronto en la mañana del 1 de enero, quizá para intentar aprovechar los primeros segundos del nuevo año sin que escape ninguno, mi cabeza enseguida se pone en marcha con nuevas ideas, con muchas cosas por hacer.

Poco a poco cada una de ellas, como objeto, va tomando su lugar, unas más grandes, otras mas pequeñas, formando un auténtico collage de cosas posibles y otras que parecen imposibles, como un paisaje al atardecer donde cada objeto es una sombra y donde sólo cuando la luz recaiga sobre ellas pudieran hacerse realidad.

Al final el cuadro que se dibuje al final de este año, probablemente, nada tenga que ver con el que intenté dibujar aquella mañana en que me levanté doce meses atrás. La mayoría de cosas habrán desaparecido y otras que no estaban previstas ocuparán su lugar. Como siempre.

Cuando uno mira algo en la distancia y lo añora y desea, no se da cuenta de que el camino que coduce hasta sus sueños no está hecho de baldosas amarillas.

2 comentarios en “Yellow Road

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s