Partida de ajedrez

A veces la vida es como una partida de ajedrez. Mientras de un lado un ser superior se encarga de mover a sus peones, del otro un ser similar mueve a los suyos, enzarzándoles a ambos y mirando la lucha de la que no forman parte, ajenos al dolor que ocasiona.

Pero, ¿qué ocurre cuando una ficha es consciente de lo que ocurre y lo hace entender a las demás? Que las piezas dejan de ser marionetas y luchan con todas sus fuerzas ñpara poder salir del tablero.