Un punto de fantasía en la misma tradición de siempre

Cada final de primavera, cada inicio del verano, cada verano, cada final del verano, tras esas puertas blindadas por el más allá que dan hacia una estructura de piedras, una preciosa muchacha vestida de blanco se acerca elegantemente hacia un apuesto hombre vestido de negro, mientras la palabra de un ser supremo escrita a fuego, resuena entre sus murallas, la gente se levanta y se sienta, se emociona, canta y, tras finalizar todo, se abrazan y lanzan cosas al aire.

Los hay que disfrutan de todo ese rito ceremonial y quieren ser partícipes de cada segundo, quizá ilusionados por lo que fue o lo que será, los hay que huyen y se dan cita detrás de esas puertas esperando que todo acabe y los hay que intentan sacar de cada aburrido momento de una ceremonia tradicional, un punto de fantasía, que van en busca de aquellas escenas que les saquen una sonrisa o les dejen un sentimiento, que marquen la diferencia en un día que resulta tan igual en sus vidas que igual podría haber pasado que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s