Gente que dedica su tiempo

No estamos acostumbrados a integrar socialmente a todo el mundo, el rechazo por ver a otros diferentes viene de tan antiguo tiempo que hasta los animales lo hacen, pero somos personas y eso nos debe diferenciar en gran medida. Afortunadamente con el paso del tiempo, aunque algunas costumbres en los colegios se mantienen o incluso empeoran, la integración social de los discapacitados es cada vez mayor y me emociona ver cómo una persona ciega, sorda, en silla de ruedas o con cualquier otro problema físico, son uno más sin distinción y lo que más me alegra es ver cómo ellos mismos se sienten uno más, ya que no hay cosa que más odie que alguien achaque ese problema para zafarse de determinadas cosas cuando en realidad, obviando lo evidente, es admirable la capacidad para superar obstáculos, ya no sólo de gente con problemas, sino del ser humano en general.

Ayer veía salir del bar de enfrete del trabajo a tres mujeres que acompañaban a un grupo de chicas con Síndrome de Dawn y quise fijarme en la naturalidad de la situación y en cómo se desenvolvía cada una de ellas, era realmente una conversación entre chicas, sin diferencias, como cualquier otra, finalmente se repartieron y cada grupo tomó un camino, mientras uno de esos grupos se acercaba hasta mi posición y pude escucharles quedar para ir a tomar café a casa de una de ellas. Algo se removió dentro de mí, una especie, podría llamarlo así, de alivio.

Desde pequeño, si bien nunca he compartido vida con una persona con este síndrome, sí he sido partícipe de sus circustancias, por mi primo Pedro, con el que quizá ahora podría haber estado entablando una conversación de hombre a hombre, pero que el tiempo nos le robó mientras tomaba uno de sus primeros biberones en brazos de su madre.

Muchas veces necesito hacer algo, me gustaría dedicar parte de mi tiempo a hacer algo que me llene el alma, que me haga sentir ese mismo alivio, quizá para recuperar ese tiempo perdido que nunca tuvo lugar con ese al que cuando muy de vez en cuando recuerdo llamo “baby” y al que dediqué una poesía que entregué a su madre hace 8 años, esperando que le reconfortase un poco sin hacer daño, sólo el suficiente para recordar que es mejor haber tenido y haber sufrido que nunca haberlo tenido.

2 comentarios en “Gente que dedica su tiempo

  1. Has llenado mi alma con tus palabra!!! La verdad es que esta gente es admirable y se vuelcan tanto con esas personas que no hacen distinciones. Mi madre estuvo dando catequesis a una nina con síndrome no sabes las cosas que consiguió de ella y lo mucho que se emocionaban las dos. Era tan hermoso ver como se querían….
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s