17 años

Hola Yoko:

Hoy hubieras cumplido 17 años y faltarían ya pocas, poquitas horas para que, casi con mi desayuno en las manos, mientras cogía asiento para comer los cereales, de refilón te viera en la tele. Nuestro primer encuentro en la distancia, que es como ahora estamos al fin y al cabo, separados por un cristal invisible. Hace 17 años ese cristal me impedía tocarte y achucharte y durante tres meses no pudimos vernos, tan solo esperar hasta que llegó el momento del encuentro, en un plató de televisión, nada común para un dueño y su mascota, porque nuestra historia no es normal.

Ahora ese cristal es invisible y la espera es eterna, sólo podemos esperar infinitamente, no puedo cogerte ni acariciarte, ni hacerte cosquillas en esas enormes orejas. De vez en cuando levanto el colchón de la cama y ahí permanece tu correa. Intento coger las cosas con tiento, para que no suene, pero no puedo evitarlo a veces, el tintineo de la cadena que tan contento te ponía, ahora me produce melancolía.

Si tu enfermedad no te hubiera rondado durante tanto tiempo, quizá ahora estaríamos los dos andando por la ciudad, por nuestros sitios favoritos, parando de vez en cuando para que descansaras y disfrutando de los últimos años juntos hasta el final.

Sé que descubriste muchas emociones y que disfrutaste plenamente, aunque me faltara tiempo y espacio para que esto ocurriese más a menudo. El día en que te dejamos suelto por primera vez entre tanta gente cerca de una orilla, no sabías distinguir entre la profundidad y seguiste corriendo hasta tener las patas totalmente sumergidas en el agua, tras lo cual te quedaste parado sin saber qué hacer. Yo me asusté y fui corriendo a por tí mojándome pantalones y zapatillas. Los dos salimos juntos de aquella anécdota y unas toallas nos estaban esperando mientras el sol caía con los últimos rayos.

Nos faltaron tantas cosas por vivir o quizá vivimos las que teníamos que sentir, es algo que nunca sabremos. Sólo quedan momentos en el recuerdo como en un álbum de fotografías, que vienen de vez en cuando para sacarme una sonrisa y para hacerme saber que aquello mereció la pena.

TQ.

4 comentarios en “17 años

  1. Escribes las historias de tal manera que puedes hacer que la gente se emocione leyéndolas. Yo no he tenido nunca perro pero según lo cuentas, ha sido para tí una de las mejores cosas que te han pasado en la vida.
    Dicen que si una persona quiere mucho a los animales, es que es una buena persona con los demás, cosa que no dudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s