Calma

Tan imperceptible como una pluma tocando la superficie del agua en que se posa. Eres hábil, cauteloso y actúas con sigilo, formando parte de una corriente que te arrastra y que no te siente, de la que ya jamás podrás escapar porque al contacto te has convertido en presa de tu propio destino.

Eres calma, quietud y reposo, hasta que el espejo en que miras tu reflejo decida ser tormenta.