Cristalina

El miedo al agua y las profundidades en ocasiones no es por la profundidad ni por el agua, sino por no saber qué acecha bajo nuestros pies. Poder nadar sobre un cristal claro y nítido proporciona esa tranquilidad necesaria para saber que lo que se oculta bajo la superficie no es diferente a lo que hay fuera de ella.