Los postes que pasan

Cuando era pequeño, ante los interminables viajes que te impedían leer o mantener la vista fija, eran muchos los juegos que se me ocurrían mientras no paraba quieto de un lado al otro del coche en la parte trasera y colándome entre los dos asientos delanteros para comentar algo que había visto.

Uno de esos juegos tontos que con el tiempo me llevaban a un profundo estado de somnolencia era contar los postes telefónicos del campo mientras apoyaba la cabeza contra el cristal. Entre poste y poste mis ojos seguían detenida y pausadamente toda la longitud del cable, partiendo de lo alto, bajaba suavemente para volver a terminar en lo alto de otro poste, así en un ciclo ininterrumpido.

fotografía: License All rights reserved by Joxelino

5 comentarios en “Los postes que pasan

  1. Con mi padre , mi hermana y yo jugábamos a guardar la respiración cada vez que pasábamos por un túnel, si la aguantabas, se cumplia el deseo que previamente habias pedido…. aún hoy, a mis 28 , lo hago. XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s