Campamento para niños con diabetes en el Castillo de San Servando en Toledo, XX Colonia

La colonia XX formada por 70 niños y niñas diabéticos, entre los que se encontraba mi sobrino Rubén (el que está más a la derecha en la foto junto a tres de los responsables), se asentó el pasado 19 de julio durante una semana en el Castillo de San Servando en Toledo, que sirvió como escenario para la acampada tradicional que se viene realizando desde hace dos décadas.

-> Vídeo de la noticia

Hasta la fecha ya son más de 1,200 niños los que han disfrutado de esta experiencia cuyo valor principal reside en dos funciones primordiales, enseñar a los niños a llevar una vida cotidiana implementando sus pruebas diarias y vigilando su alimentación y lo más importante, hacerles ver que no son los únicos niños que deben hacer frente a esta enfermedad.

Entre los directores de este campamento, además de algunos cargos en cuestiones de Familia y Juventud, fue importantísima la presencia del ahora endocrinólogo José López, ya que él mismo de pequeño estuvo en la primera promoción de esta iniciativa y eso le llevó a ejercer de lo que hoy es, médico. Nadie mejor que él para aconsejar y saber lo que se siente en esta colonia.

Mi sobrino aún no entiende que el lugar al que ha ido es bastante especial y espero que algún día sepa valorarlo, aunque para él, que era la primera vez que salía fuera de casa solo tanto tiempo, ha sido una pequeña aventurilla sin más consecuencias, echando de menos en todo momento a su madre.

Todos los niños tuvieron que hacer frente a un examen final para valorar los conocimientos adquiridos y Rubén fue valorado como uno de los mejores, su conocimiento de la enfermedad, de las pruebas a seguir, la dosis de insulina a inyectar, la nutrición, ha sido muy bien inculcado por mi hermana, que en todo momento supo coger al toro por los cuernos y llevar adelante a dos niños aleccionándoles sobre lo que tenían frente a sí de una forma tan natural que aquellos primeros días en que todos estábamos bastante tristes, han pasado a un segundo o tercer plano, tras comprobar que la vida que llevan  sigue igual y no ha cambiado en nada.

15 comentarios en “Campamento para niños con diabetes en el Castillo de San Servando en Toledo, XX Colonia

  1. Buenos dias:
    Ante todo daros la enhorabuena por la educación que tiene tu sobrino.
    Soy una madre que ha mandado a sus hijas a un campamento en el Albergue San Pablo de los Montes en Toledo. La mayor es diabetica desde los 8 meses. Lo estan pasando fatal y hoy mismo iré a por ellas. El campamento es para diabeticos y se supone que les darian una educacion tanto en insulinas como en alimentación, pero cual a sido mi sorpresa al enterarme que ni siquieran les pesan la comida para ver las raciones que se comen. Mi hija lleva una bomba de insulina y de toda la vida la hemos pesado la comida… Gracias y enhorabuena por vuestra experiencia.

    • Ya sabes dónde apuntarla para el próximo verano, están en todo momento atendidos por el personal y por el médico endocrinólogo. Lo de no pesar las raciones de comida es algo bastante grave a no ser que ya vengan pesadas individualmente.

  2. Lamento enormemente que haya parecido que los responsables de la organizacion del campamento hayan sido el albergue San Pablo de los Montes. No ha sido ni mucho menos mi intención. El Albergue está situado en un sitio priviligiado y cuenta con unas instalaciones magnificas donde cualquiera que esté alli alojado se encontrará muy comodo.
    Por varios malentendidos (quiero decirlo así) yo no me he enterado antes de llevarlas al campamento, de que no pesaban las raciones de comidas, y según orden de mi médico, debo pesarlas. Me dijeron que sabian como funcionaba la bomba de insulina, y al parecer, la percepción que yo he tenido por lo que me ha contado la niña no ha sido así. Pido disculpas al Albergue por el comentario hecho anteriormente que ha sido malintencionado. Asi mismo, quiero dejar dicho que ni todos somos tan malos como parece ni la organizacion del campamento es tan buena, como quieren dar a entender. De todas maneras, yo como madre me puedo equivocar mil veces, pero siempre pienso en el bien de mis hijas, Espero que igual que estoy haciendo yo, la organizacion del campamento “facam” y AD Getafe”, piensen en todo lo que ha pasado, porque lo que si que es cierto es que “algo” ha fallado.
    Disculpas otra vez a la direccion del Albergue San Pablo de los Montes.

    • Queda claro que el albergue es un albergue, los mal organizados son los responsables que en ese momento estaban al cargo en un lugar donde se llevan a cabo muchas otras actividades y que nada tiene que ver con la situación.

  3. Buenas noches,
    Por casualidad y viendo como han evolucionado las colonias a lo largo de estos últimos años desde que deje de asistir a ellas, he encontrado esta página por casualidad y he leído los comentarios que habían escrito y me he quedado bastante sorprendido.
    Esta claro que nadie es ni el bueno ni el malo y que las únicas perjudicadas en este caso bajo mi punto de vista han sido sus hijas.
    Cuando un padre o madre toma la decisión de mandar a sus hijos a un campamento lo primero que debe hacer es informarse adecuadamente de la organización, objetivos y fines que persiguen este tipo de actividades, asi evitaría problemas y sorpresas como la que usted cuenta en comentarios anteriores.
    Desde bien pequeño la diabetes ha formado parte de mi, nunca ha sido una carga, sino que ha sido una parte más de mi vida. Creo que después de 12 años, por mucho que su doctora diga, uno aprende a vivir con su diabetes y todo lo que ello conlleva, y perdone si le molesta el siguiente comentario pero me parece un deficit de aprendizaje que tras estos 12 años continue pesando los alimentos.
    El paso de los años nos enseña a todos que una pieza de fruta del tamaño de un puño aproximadamente equivale a una ración,por ejemplo.
    Finalmente añadir que cada uno es como es y que cada uno lleva su diabetes como el quiere. No veo que la organización tenga la culpa, porque si nos ponemos a pensar es muy difícil y prácticamente imposible pesar la comida de todos los niños que asisten a un campamento; y desde mi experiencia personal a ninguno de los campamentos a los que he asistido (Que han sido 7 que se dice poco) han pesado la comida, y es más me parece bien que no lo hagan, porque son campamentos muy bien preparados con equipos perfectamente organizados y muy profesionales y con gran responsabilidad como para dejar cosas al azar.
    Como despedida añadir que la única que realmente va a salir perjudicada será su hija el día de mañana,cuando salga del nido materno y no sepa como manejar su diabetes.
    Sólo le lanzo una pregunta Sra.Frías,cuando su hija va a un cumpleaños, o va a comer a un restaurante, etc…¿Carga usted con la báscula en el bolso para pesar la comida y contabilizar las raciones o priva a su hija de estas cosas?
    Un saludo

    Pd: En estas ocasiones siempre uno cree a sus hijas como es este caso, pero le sugiero que hablase directamente con los responsables del campamento y se dejase de comentarios llenos de ira, maldad y rabia que lo único que hace es tirar por tierra el trabajo de estos voluntarios.

  4. No voy a contestar a comentarios malintencionados. Ante todo usted no me va a juzgar como madre, porque no es quien. Tampoco sabe la educacion que estoy dando a mi hija. Se perfectamente y mi hija tambien las raciones a las que equivalen una pieza de fruta, o un vaso de leche. No pesamos por norma todos los alimentos. No señor. Me estoy refifiendo a una cantidad de patatas fritas sin controlar, un trozo de pan bastante grande…. bueno señor, con todos mis respetos, le indicaré al respecto que el campamento constaba de 16 niños, de los cuales 2 no eran diabéticos, con 8 monitores en total (incluidos medicos y enfermeras) y no pueden pesar la comida?
    Ah¡¡ En los desayunos cada uno desayunaba la cantidad de galletas, pan o cola-cao, a gusto de cada uno, después de haberse puesto ya la insulina y si querian repetir, repetian sin preguntar a los monitores.
    Bueno, yo no hablo de culpas, hablo de responsabilidades. Y por supuesto, si, cuando voy a un restaurante, llevo la báscula, lo peso y lo calculo porque así me lo recomienda mi médico al que intento obedecer en todo lo posible y si tengo el control alto y tengo que esperar 1/2 hora para comer, pues espero.
    PD: Lo que dice mi medico es lo que me vale. Estoy segura, segurisima, que lo que me indica mi medico, y mis educadoras en diabetes es lo que realmente tengo que hacer y yo y mi hija como pacientes debemos obedecerles en todo lo que nos indiquen, por nuestro bien.

    PD:

  5. Sra. Frías, tras la hora y media que estuvimos hablando anoche, creí que estaba todo aclarado y decidí no contestarle en este foro.

    Pero he visto esta mañana que en su rectificación y sobre todo en la contestación a un comentario de Krajteschismut, alguien que no conozco, ha vuelto a cargar contra la organización del Campamento. Creo que es un modo de encubrir su incapacidad, porque en un principio lo achaque a un arrebato, pero ya en frío, después de nuestra charla, no se me ocurre otra cosa.

    Por que en el campamento, para los 16 de niños/as de 8 a 12 años, hay una doctora, dos enfermeras y cinco monitores-ayudantes, todos preparados en diabetes que les controlan las 24 horas del día, aparte de los de T.L. del propio Albergue. Normalmente se les toma la glucosa 9 veces al día y si surge algún problema o alteración, las veces que sea necesario.

    Todos los días, los monitores de tiempo libre del Albergue de San Pablo de los Montes los tienen haciendo deportes, juegos, excursiones, etc. y se les da formación en temas de diabetes por el equipo medico. La comida se controla por medio de Menú y cantidades, supervisado por este equipo, dependiendo la actividad a realizar.

    Lo de pesar los alimento, y aquí contesto también a cedequack, después de unos años de diabetes esta bien para una vida monótona y si sus padres así lo deciden, pero no en un campamento donde concurren muchos factores para el buen control, como ejercicio físico, emociones, actividades, etc.. Eso si, se debe, de hecho se hace, controlar los hidratos, grasas y proteínas del menú por parte del equipo médico.

    La realidad es que la niña mayor, que no la pequeña, al ver que no había otras de su edad, decidió irse. Y su madre, que nunca la había dejado sola, le hizo un flaco favor y vino a por ellas. Si este es su modo de obrar, es poco probable que su hija sea independiente para ser una buena diabética, para vivir con la diabetes, no para la diabetes.

    Estoy totalmente de acuerdo con usted en lo de obedecer y seguir las indicaciones de su medico y educadora, que me consta son grandes profesionales.
    Mi teléfono está siempre abierto.

    • Jo, que éxito ha tenido tu blog cedequak. Yo he oido hablar muy bien de San Servando. El hijo de un amigo mio estuvo alli fenomenal.
      No te preocupes Raquel, a mi de pequño mis padres me tuvieron que ir a buscar a un campamento y no pasó nada. Se lo agradecí un montón. Pasa de rollos…. Arriba San Servando!!!

  6. Es lamentable que si yo no hubiera utilizado este blog ni siquiera se hubieran puesto en contacto conmigo.
    No voy a escribir nada más aquí porque no es lugar.
    Pido disculpas a Cedequack.
    Sr Illescas no le consiento que me tache de incapacidad y mi manera de educar a mi hija. Se está pasando. Y como este no es lugar,si tiene algo más que decirme hagaló en mi correo electronico.

    • Precisamente no voy a permitir que se tache de nada a una madre como usted por hacer lo que estime oportuno. Mi hermana ha pasado muchas noches en vela preocupándose y estaba en todo su derecho y que a alguien le tachen de algo que no es para defender una postura me parece bochornoso.

  7. Sra. Frias, he leido con atencion sus comentarios sobre el campamento de San Pablo de los Montes, y siento decirla que no la puedo creer, pues mi hijo lleva yendo durante los ultimos cuatro años, y no ha habido ningun tipo de problema. Conozco personalmente al Presidente de FADCAM, Juan Antonio Illescas, y es de mi total confianza a la ahora de organizar los campamentos. En cuato al pesaje de las comidad, es verdad que en ningun momento se hace, pues depende de las actuividades que se realizan ese dia y el equipo Medico hace las distribucion corresdpondiente a cada niño en funcion a los resultados obtenidos en la prueba de GLUCEMIA que se les hace antes de comer. He hablado con mi hijo y con otros niños quer han ido este año, y todos me han dicho lo mismo, que su hija en ningunm momento se adapto al lugar al comprobar que no habia niñas de 12 años que es la edad que tiene su hija, y que a ella la permitieron el primer dia hablar con ud y a ellos no.
    Al sr. CEDECUAK, le dire que cuando vea estos comentarios, de temas que seguramente no conoce, se mire mucho a la hora de dar nombres, y si se dan , no mentir, pues les puedo asegurar que en el campamento de San Servando, lugar donde la Asociacion de Diabeticos de Toledo hace sus campamentos. JAMAS SE PESAN LAS COMIDAS.
    En fin Sra. Frias, cuando los padres mandamos a los niños a los campamentos devemos de saber que no estan como en casa, donde se les consiente todo lo que quieran

    • Efectivamente no se pesan las comidas, se dan raciones midiendo las calorías, que al final viene siendo lo mismo, UN CONTROL DE LAS COMIDAS. Usted es la misma persona que las anteriores que entran sólo para criticar a una madre, lo cual me parece bochornoso y voy a dejar su comentario para que la gente vea hasta dónde puede llegar una persona por defender algo dejando a una madre por los suelos.

      Sólo faltaría que encima de creerse que somos tontos haciéndose pasar por otra persona, venga a este blog, mi casa, para criticarme y casi intimidarme diciéndome de lo que puedo o no puedo hablar o decir. ¿Me va usted a prohibir hablar del tema precisamente que tengo a 2 sobrinos diabéticos y en el trabajo convivo con varias personas con la misma afección? Si su única forma de entablar una conversación se basa en la intimidación váyase a contarlo a otra parte, aquí no tiene cabida.

      Comentarios desactivados durante un tiempo hasta que se calme la situación.

Los comentarios están cerrados.