Las tierras prohibidas

Cuando era pequeño y en el viaje en coche de cada día en el verano, de cada semana el resto del tiempo, nos dirigíamos camino de Los Alcores, ante mis ojos pasaban aquellos campos que parecían prohibidos, a derecha e izquierda, labrados, sembrados y con algunos robles y espantapájaros surcando su planicie. Parecía que tuvieran un cartel de No Pasar o No Pisar.

Me preguntaba cómo sería abandonar la carretera y sumergirse en esas tierras prohibidas a la búsqueda de animales que las habitasen y otros misterios. Es decepcionante, cuando uno crece, comprender que el mundo se amplía en otros horizontes, pero que aquellas tierras de sueños tenían un límite más reducido.

2 comentarios en “Las tierras prohibidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s