Imitando la realidad

Con mis ojos de niño admiro toda la creación a mi alrededor, impresionándome con los enormes monumentos, las gigantescas construcciones que pueblan mi día a día, para después pensar y dejar volar la imaginación, tratando de imitar con mis pequeñas manos y el material de que dispongo, esa realidad. Y así convertirla en mi sueño.