España campeona del Mundial De Fútbol

Esta mañana España amanecía con algunos rezagados aún que regresaban a casa tras la celebración de ayer. Todo parecía como un sueño, las banderas seguían colocadas por cada calle en cada balcón, las camisetas rojas seguían su rumbo ciñiéndose a cuerpos llenos de ilusión, las aceras inundadas de rastros de una celebración y sonrisas, muchas sonrisas.

Preferí tomar el pulso antes de comenzar el partido y a eso de las 20:10 aproveché para sacar a Noddy a pasear, casi como si pronosticase que tendríamos por delante una larga noche de tensión. Las familias salían al completo ataviadas con camisetas, bufandas y otros símbolos, camino del coche para disfrutar en algún lugar, las terrazas de los bares estaban inundadas entonando ya los cánticos y las pantallas preparadas para ofrecer el espectáculo, los coches pitaban desenfrenadamente…

… un partido que empezó bien pero que iba tomando un cariz distinto a medida que pasaba el tiempo debido al juego agresivo del rival (con el que no he hecho pocas bromas hoy teniendo yo descendencia holandesa). Si me hubieran grabado, mi cara hubiera sido el fiel reflejo de la desesperanza, no tenía ninguna, ni la más mínima, pero creía que habría justicia en algún momento, casi me estaba preparando para los penalties, ese sufrido golpe de suerte o mala suerte, cuando el sueño se levantó de repente. Un gol inesperado en un momento inesperado que me hizo saltar del sofá en el que me había acomodado sin esperar nada, la calle retumbó, España entera se convulsionó. Unos minutos de descuento desesperantes que parecían no tener fin, con balones de un lado al otro del campo, pero finalmente llegó aquello que siempre quisimos y por lo que luchamos, unos ne el campo y otros fuera de él.

Y cuando todo acabó, mientras Iker levantaba esa copa del mundo con esa camiseta que ya luce su primera estrella, la gente se echó de nuevo a la calle para vivir el sueño, banderas, camisetas, baños en las fuentes, gritos, era como estar en una de esas ciudades del cuento de Pinocho, donde los niños son libres de comer dulces cuando quieran, de tener todo aquello que más desean, por unas horas nos sentimos un poco más libres, sin normas, sólo con la ilusión por delante, disfrutando de eso que alguna vez contaremos a otros que nunca lo hayan vivido, aunque haya otros momentos parecidos, este siempre será el primero.

Este final nos dejó otro de los grandes momentos que viene a reflejar que la compostura y el saber estar se pierden cuando la ilusión, la alegría y sensación de que nada importa ya cuando todo está conseguido, se alzan con el control.

Un comentario en “España campeona del Mundial De Fútbol

  1. Pingback: El cuarto cumpleblog « YOKO’S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s