En su propio mundo

Nuestra mente tiende a escapar de la realidad, para soñar con mundos fantásticos, para convertirnos en pequeños arqueólogos descubriendo un secreto que nadie conoce enterrado bajo el suelo, para imaginar que somos la estrella principal en un gran teatro y salimos a saludar al gran público tras la función. Todo está a nuestro alcance en nuestro propio mundo.