Enredadera

Cada rama en un extremo se dispone a crecer, a viajar, a sacrificar un camino por otro, a ramificarse para que su vida persista más allá de donde el destino pretende llevarla.

Las ramas, las vidas, se van cruzando de forma totalmente caótica y desordenada, dando lugar a un caos tan maravilloso que alguien ajeno que todo lo viese desde un punto de vista distante, podría llamarlo casualidad.