Marise y Richi

Es curioso el paso del tiempo, de repente una simple fotografía te trae tantos recuerdos a la mente, tantos olores y sensaciones, que a uno se le hace un nudo en la garganta de felicidad indescriptible por todo lo vivido.

Marise y Ricardo dentro de poco serán marido y mujer. A él aún no tengo el gusto de conocerle excepto en fotos y Marise es tan especial que se merece lo mejor en esta vida, entró en mi vida un mes de febrero de exámenes locos. A veces me pregunto qué hubiera sido de nuestras vidas si no hubiésemos coincidido en ese tiempo, en aquel lugar, si en lugar de haber ido a estudiar al Hogar 3 lo hubiésemos hecho en otro distinto, ignorando así todo lo que se creó después. Aquella sala de estudios que parecía más bien un siquiátrico por las neuronas que ya nos faltaban, fue el escenario donde reimos, disfrutamos y comenzamos a sentir que todos los que allí estábamos comenzábamos a estar unidos de alguna forma.

Esta fotografía en la bajada de la plaza, me trae también recuerdos muy especiales. Precisamente en ese mismo lugar que ellos posan, me sentaba yo de espaldas en el borde de piedra donde están las bolsas colocadas, en una noche de lluvia, truenos y relámpagos, frente al cual hay un garito, una pequeña nave donde Juanma tocaba con su grupo y que en un par de ocasiones nos invitó a presenciar en una de esas tantas noches de aquel verano inolvidable en el que cada noche era diferente y particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s