En terrenos olvidados

Cuando la tierra era más abundante que el terrible asfalto que se cierne sobre esas calles que ya no escuchan gritar de diversión a los niños, esta escena era más común. Objetos en terrenos olvidados, terrenos y objetos, con los que uno se topa muy de vez en cuando sin prestar la menor atención pero que, de camino a la rutina, se llegan a convertir en compañeros de viaje que si de repente un día desaparecen, por mucho que no sirvan de nada, por mucho que nos preguntemos de dónde vendrían, quién los habrá perdido o cuál sería su historia, terminamos echando de menos.