Noddy llega a casa

Desde que Yoko nos dejó, ningún otro perro había vuelto a pisar la casa. Mi sobrino irrumpió con Noddy en los brazos como si tal cosa, esperando ver si me daba cuenta. Enseguida le tendió la toalla azul en el suelo y le dejó encima de ella. Poco tardó en acomodarse y esta es la primera foto para la que posó.