El rap de Saber y Ganar, ¿esto qué es lo que es?

Vi el programa 100 de Roberto, el 7º concursante excelente de Saber y Ganar, con un poco de retraso. En el programa, que a veces me da la sensación de estar realizado y conducido ya por gente de edad bastante avanzada por las idas de olla del jurásico que les dan a veces, ya uno en cada celebración puede esperar cualquier cosa, pero después de lo visto en el especial 100 de Roberto, sólo espero que ninguno de estos señores venga a decirme ni a mí ni a nadie en lo que les resta de vida que existe la telebasura señalando con el dedo a determinados programas, porque entonces podremos ponerles el bochornoso espectáculo que protagonizaron a ritmo de rap que no sé cómo no les daba vergüenza ajena. Porque una cosa es sentir esa vergüenza y que te sorprendan y otra es no sorprenderse y encima sentirla, lo cual ya es el no va más.

Prefiero ver follar bajo las sábanas a Arturo e Indhira cien veces más que sentir vergüenza ajena de esta forma, porque si pretendían hacernos reir, conmigo al menos no lo consiguieron. Y mejor no hablar del espectáculo Aladina cambio de camiseta que parece que quisieran impresionar a alguien a estas alturas de la vida que hemos visto efectos especiales para dar y regalar. Y dejemos aparte también el momento reencuentro con los padres del excelente, la verdad es que actuó medio bien, aunque no por eso dejaba de notarse perfectamente que le habían dado indicaciones para poner cara de sorpresa, más que nada porque haría como 10 minutos que no veía a sus queridos papás.

Aún así me sigue pareciendo el mejor programa concurso de la televisión ahora mismo y desde hace años, pero estas cosas y que después vengan a hablar mal de mi Gran Hermano… no se puede consentir. Un poquito de humildad en cada cadena y entonces este rap se percibiría de otra forma. Al fin y al cabo la tele está principalmente para divertir, pero si te las das de culto criticando ciertas cosas que después empleas en tus programas, ahí pierdes toda la razón.