Cuando salvaje significa libertad

Siempre que pienso en la palabra libertad como el placer de hacer y deshacer las cosas como a uno le viene en gana, no está precisamente a mi mente la imagen de una paloma blanca, sino la de un caballo salvaje.

Quizá es así porque para mí representan la fuerza, el poder ir de un sitio a otro sin reglas, incluso practicar sexo con total libertad sin tener que comprometerse a nada, la rebeldía que justifica cada una de sus acciones y a la vez la elegancia de sus movimientos que le aportan un estilo sofisticado.