Le Jeu de la Mort, controvertido programa de televisión en Francia y Suiza

El Juego de la Muerte. Con este sugerente título nació el día 17 de marzo junto con Christophe Nick, en el canal francés France 2, el docu-reality que intentará servir de experimento científico y sociológico para comprobar las reacciones y pensamientos humanos frente a situaciones adversas y en las que esta vez el dolor infligido a los demás es la parte más importante.

Los concursantes creerán que se enfrentan a un concurso de preguntas como otro cualquiera, pero los ideólogos del programa les han puesto un importante handicap en su camino, por cada respuesta que acierten, es decir, cada vez que avancen en su camino hacia el premio final, una persona encerrada dentro de una cabina recibirá una descarga eléctrica equivalente a la cantidad que el concursante decida dependiendo del mando que accionen en un determinado momento. ¿Quién es su sufridor compañero de juego? Ni más ni menos que un actor que intentará hacer creer a los concursantes que no puede soportar las descargas. ¿Cómo reaccionarán los concursantes ante esta situación?

Hasta ahora lo peor que podía pasar en un concurso es que perdieses todo el dinero conseguido, algo que hace meditar las respuestas, pero, ¿qué ocurriría si además de eso en tu respuesta estuviese la medicina para salvar del dolor a otro ser humano? El concurso hasta ahora ha mostrado un rico abanico de posibilidades, entre concursantes que realmente sufren para dar una respuesta, hasta aquellos a los que no acertar o accionar 460 voltios, no les supone problema alguno, a pesar del esfuerzo de la presentadora por hacerles entender que el dolor es insufrible, otros cuyos nervios les juegan malas pasadas e incluso aquellos que se lo toman con resignación ajena sabiendo que el dolor no va a ser para ellos. A medida que aumenta el dinero del premio final, aumenta el dolor de la otras persona si se acierta, lo que hace que el planteamiento del concurso se sumerja en un estado in crescendo en el que podemos ver cómo van cambiando las reacciones de cada persona. Y una vez conseguido el premio final… ¿cuál es la reacción del ganador? ¿Se siente orgulloso de lo que ha hecho para conseguir lo que quería o en ese premio va un pequeña, moderada o gran cantidad de malestar? El estudio de momento arroja que el 60% de las personas estuvieron de acuerdo en infligir el máximo daño, 460 voltios, por conseguir su premio, mientras que el restante 40% tuvieron compasión.

Todo conduce a intentar buscar una respuesta a una interesante pregunta: ¿El ser humano normalmente es vulnerable y empatiza con el dolor y el sufrimiento de los demás? En esta respuesta quizá se encuentren muchos de los males de nuestro tiempo, donde no todo el mundo corre a ayudar a una persona que se cae en la calle o mucho menos inmiscuirse en una pelea donde ve a alguien indefenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s