Las naranjas no crecen en los supermercados

Esta frase me encantó y se me quedó grabada hace ya mucho tiempo. La gente que normalmente no hemos vivido en el campo y que por cuestiones varias siempre hemos sido esclavos de la ciudad, vemos ya las frutas, verduras y resto de alimentos colocados en los estantes de los supermercados, los “niños de ciudad” no aprenden, hasta que van a la escuela, que esas frutas no nacen en los comercios, sino que crecen a base de trabajo y esfuerzo de otras personas, con una dedicación casi exquisita en muchos casos.

Lo bonito es que cuando han aprendido, un poco más avanzadas sus vidas, que las naranjas crecen con esos cuidados, algunos deciden ponerlos en marcha… aunque a veces se cometan errores de concepto en la ejecución y el lugar elegido.