Diorama

Vidas que simulan un entorno idílico de lo que les gustaría llegar a ser. Crecen basadas en escenarios pintados a mano, construídos a conciencia para simular esa vida irreal, para escapar de la verdad del destino. Y sobre ese escenario vagan inertes ellos, figuritas que no desean sentir, porque no quieren conocer el sufrimiento.