Ingravidez

Un salto en el aire nos hace disfrutar por unascentésimas de segundo casi imperceptibles pero de la que somos conscientes, de la sensación de ingravidez, cuando nuestro cuerpo se queda en el estado intermedio entre el impulso del salto y la atracción de la gravedad, ese momento intermedio que arroja adrenalina.