Algodón de azúcar

mmm… ha durado apenas tres segundos cuando he pasado por una calle que olía a algodón de azúcar, pero ha sido este tiempo suficiente para respirarlo hondo y que se agolpasen en mi mente las imágenes de la feria, del artesano enrollando los hilos de azúcar rosa en el palo hasta quedar una nube esponjosa y rica.

Tan irressistible que hasta he podido sentir el sabor en la boca.

fotografía de Horacio Lledías