Objetivos invisibles

Durante gran parte de la vida nos proponemos metas, unas importantes de cara al futuro y otras que podrían parecer insignificantes, a menudo una mezcla entre lo que deseamos y algo que nos ayude a ser mejores, que nos obligue a competir contra los demás que nos rodean, contra nuestros amigos y enemigos sin distinción. Ser mejor en una disciplina concreta o una simple carrera de un lado al otro de la calle.

La vida está llena de pequeños  objetivos invisibles que nos incitan a ir siempre un paso por delante.