“Tú Sí Que Vales”, la historia de una etapa

Mientras en otra parte principal de la casa, el resto veía lo de siempre en viernes, yo, incómodamente apoyado en la esquina del colchón de mi cama y sentado en el suelo me preparaba para eso que muchos, la mayoría de seguidores perennes de Tú Sí Que Vales, esperábamos con ansias. Una noche donde todo podía suceder, una mezcla de sentimientos entre la belleza del arte y las risas más descontroladas bajo un humor sugerente, atractivo y, lo que lo hacía totalmente especial, espontáneo. Por eso había noches en las que primaba el sentido del humor y otras donde rendirse a las dotes de los que se exponían en el escenario eran lo principal.

Hablar de Tú Sí Que Vales es hablar de un cincuenta por ciento de jurado, con Sardá, “La Naiomi” (Noemí Galera), “El Harry Potter” (Angel Llacer), Los Morancos, y un cincuenta por ciento de concursantes a los que tras 7 ediciones y una gran final de finales he de llamar artistas obligadamente. Artistas ya no por lo que hacen, sino por lo que cada uno, con mayor o menor acierto, ha logrado sembrar en nuestros sentimientos.

He de comenzar en este recuerdo imborrable por dos parejas de artistas diferentes que hoy día son mis contactos en mi propio myspace, a los que busqué intencionadamente, a los que apoyé y de los que recibí muestras de cariño y agradecimiento a través de la poderosa red de redes.

Tenía lugar la 4ª edición del programa cuando dos chicos a los que durante una semana apodamos como “Los chicos de los chelos”, salían al escenario con sus violonchelos y comenzaban a tocar músicas conocidas. Todo dentro de la normalidad, hasta que llegó la gran sorpresa e hicieron algo que jamás olvidaremos, utilizar la música para divertir, sorprender y emocionar. Toni y Dani, “Dúo Acordes” ganaron esta edición y se convirtieron por derecho en dos de los personajes televisivos más buscados por su talento durante esa y posteriores semanas en las que conocimos su procedencia y otros aspectos.

Aunque David y Fer llevan trabajando en el mundo de la música desde hacía tiempo e incluso habían aparecido anteriormente en TV, su llegada al programa Tú Sí Que Vales supuso un revulsivo para su carrera. Fue precisamente con la canción de su nuevo videoclip “Tengo”, presentada como canción de Andalucía 2008, con la que debutaron en el concurso de nuevas promesas en su 1ª edición. Con sus cálidas voces y sus melodías melancólicas llegaron al corazón de muchos espectadores que a día de hoy no les pierden el paso, pendientes de cada nueva actuación. No puedo quitarme de la cabeza aún hoy la sensación que me supuso escuchar su música y cómo esperaba con ansias una nueva aparición mientras durante la semana tarareaba la única canción de la que tenía conocimiento.

Su paso por el programa les llevó a obtener una popularidad que les invitó a presentarse a la preselección de Eurovisión con “Esta noche vamos a cantar” en la que aunque no ganaron, obtuvieron un muy digno puesto.

Independientemente de mis dos favoritos, sin lugar a dudas los que más aprovecharon el tirón de cara al verano con su famosa canción del “Jonathan” fueron los Kamelo Punto Semos. Nadie, excepto los directores de casting, podía preveer lo que ocurriría al subir estos dos personajes al escenario ni todo el tiempo que nos harían reir y cantar en cualquier lugar del mapa mientras se nos dibujaba una sonrisa en la cara o bromeábamos con los amigos. El Jonathan, el yayo, la yaya, no te metas pa lo jondo… letras que permanecerán para siempre en el tiempo de un viernes cualquiera de risas inolvidables.

El ganador de ganadores de la primera etapa, Roberto, y un género hasta ahora no explotado en la televisión hasta que llegó él y al que siguieron numerosos imitadores, el BeatBox, es decir, hacer música y sonidos realistas con el instrumento de la voz, consiguió sobre todo arrancarnos la emoción de la sorpresa y en alguna ocasión sufrimos con él y sus fallos, algo que el público supo perdonar e incluso ver como una virtud, el artista de artistas.

Miriam, esa preciosidad de chica que nos conmovió con su voz y con su situación personal, demostrando que la ilusión y el esfuerzo ayudan a vencer los miedos y las dificultades de la vida. Nos regaló una canción compuesta por ella misma tras pasar a la final cantando su propia versión de “La Sirenita”.

Otro de los personajes inolvidables de la primera etapa del concurso fue ese emocionado niño bailarín, David, cuyos nervios nos hicieron llorar a todos con él desde el mismo momento en el que le preguntaron su nombre sobre el escenario. Tras varios minutos de consuelo en el que se mezclaron las risas con el llanto (un momento indescriptible en cuanto a emociones se refiere por lo menos en lo que yo conservo en el recuerdo), supo demostrarnos todo su arte poniendo todo su empeño en la actuación. Si algo nos enseñó es que el premio no se gana, sino que se lleva dentro.

Los niños ocuparon un lugar muy importante en el concurso y otro al que recordaremos por su gracia particular de la que cabe destacar por su edad que no es del todo consciente, es Alex, que junto con su padre Ray llevan cantando muchos años juntos. Difícilmente podrán olvidarse sus gestos y sus palabritas.

Aparte de estos artistas destacados, hubo otros que nos demostraron puestas en el escenario que nos dejaron con la boca abierta. Los chicos de las camas elásticas, el perro Micky que sabía contar, la graciosa Indara y su perro Matías, entre otros innumerables que de ser recogidos plantearían un artículo más extenso de lo que se pretende.

Ahora regresa la emoción una vez más, con lo que ya nos divirtió y más. En principio ya no habrá más viernes por la noche apoyando la espalda sobre la esquina del colchón mientras me siento sobre el suelo, el lugar al que me veía relegado aunque sin quejarme, porque sabía que durante varias horas sería testigo de nuevas sorpresas, porque sabía que reiría y lloraría, esa mezcla de sentimientos genial que a uno le hacen sentirse vivo.

En este concurso no vale tener sólo arte ni un talento innato. En este concurso, además de tener arte, debes saber convertirlo en un espectáculo.

Los niños ocuparon un lugar muy importante en el concurso y otro al que recordaremos por su gracia particular de la que cabe destacar por su edad que no es del todo consciente, es Alex, que junto con su padre Ray llevan cantando muchos años juntos. Difícilmente podrán olvidarse sus gestos y sus palabritas.

Aparte de estos artistas destacados, hubo otros que nos demostraron puestas en el escenario que nos dejaron con la boca abierta. Los chicos de las camas elásticas, el perro Micky que sabía contar, la graciosa Indara y su perro Matías, entre otros innumerables que de ser recogidos plantearían un artículo más extenso de lo que se pretende.

Ahora regresa la emoción una vez más, con lo que ya nos divirtió y más. En principio ya no habrá más viernes por la noche apoyando la espalda sobre la esquina del colchón mientras me siento sobre el suelo, el lugar al que me veía relegado aunque sin quejarme, porque sabía que durante varias horas sería testigo de nuevas sorpresas, porque sabía que reiría y lloraría, esa mezcla de sentimientos genial que a uno le hacen sentirse vivo.

En este concurso no vale tener sólo arte ni un talento innato. En este concurso, además de tener arte, debes saber convertirlo en un espectáculo.

Información relacionada

Programas

Tú sí que vales

Comentarios

Añadir comentario

Sobre este blog…

The Salinger’s es el famoso restaurante de ficción de la familia Salinger, de la serie Cinco en Familia, heredado por los cinco hermanos huérfanos que pierden a sus padres en un accidente de tráfico. Entre las mesas del restaurante se dan cita todo tipo de comentarios.

Creado por
Categorías
Archivo
Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad