Mar de nubes

A más de 35 mil pies sobre el Océano Atlántico, las nubes se vuelven etéreas, mágicas, como pequeños islotes vírgenes por descubrir, la luz del sol se bifurca como olas en un océano y uno tiene la sensación de estar realmente en el cielo.

fotografía de Margaret Buchanan