No son sólo palabras

Alguna vez mi sueño llegó a conciliarse con el repetitivo sonido de las agujas de la máquina, golpeando el rodillo con papel mientras la caligrafía se empapaba en la tinta. Sabía que al despertar, todas aquellas letras se convertirian en algo más que un leve tintineo, en algo más que palabras, regalándome historias inolvidables.

fotografía de Ian Hoppe