Agua y luz para crecer

Somos setenta por ciento agua que proviene de un lugar más lejano que las estrellas, manejados por corrientes del mismo fluído que nos compone. Somos como un pequeño aunque gran cóctel preparado a base de muchos ingredientes bajo la mágica luz del sol, esa estrella que nos ilumina cada día y que evapora el agua que una vez más volverá a formar parte de nosotros. Somos como la mezcla de la levadura en una masa homogénea, a base de dar vueltas, nuestros grumos van desapareciendo y de esa forma podemos alcanzar nuestro objetivo.

fotografías de James Cafuir y Mehrdad Azadi