La máquina de coser

Hoy desaparecerá para siempre ese objeto con el que ella ha compartido tanto tiempo y que ha formado parte del espacio de nuestra casa y de nuestro tiempo también. Atrás quedarán sobre esa máquina los recuerdos de las tardes en que regresaba del colegio y la encontraba cosiendo mientras escuchaba las palabras de Encarna Sánchez por la radio, las noches de lunes en que yo cenaba en la mesa que la soportaba mientras veía Perdidos, las veces en que la movíamos de un sitio para otro para limpiar o intentar encontrar el mejor sitio posible, su ruido incansable que acompañaba mis ratos de estudio… las cartas que sobre su mesa escribí.

Los objetos atesoran los recuerdos de nuestra existencia.