Fallen in the sunset

Observar el atardecer es como entrar en un universo aparte, del que salir después revitalizado y con nuevas energías. Los tonos amarillos, naranjas y rojizos cubren todo a nuestro alrededor y nos envuelven con su magia, mientras nuestros sentimientos caen, como una hoja de otoño, en una profunda sensación de belleza inaudita.

fotografía de Bob McCarthy