De generación en generación

El tiempo que marcan sus agujas ha sido testigo de llantos, de risas, de encuentros… durante años y décadas ha salido inmune frente a condiciones adversas. Es el símbolo del tiempo, que pasa imparable sobre cada uno y  que lo sobrevive para seguir contando historias a las nuevas generaciones.

Es el tiempo un tesoro, es un tesoro el tiempo.

fotografía de Vanya Staleva