Está lloviendo

Me gustan los días de lluvia que rompen la monotonía del tiempo al que estamos acostumbrados. Cuando escucho el sonido de la lluvia, siempre viene a mi mente una y otra vez la imagen de un rostro mirando pensativo a través de la ventana, mientras su respiración va empañando el cristal y las gotas de agua sacuden con fuerza en un último suspiro los cristales a los que han ido a parar.