Un antiguo pasado observando el futuro

El perro, ese animal proveniente de la raiz del árbol de uno de los animales más antiguos, se detiene unos minutos para observar en su camino nuestra intervención en el futuro dentro de su hábitat. No dejo de pensar cómo me sentiría yo si en mi propia habitación un buen día me encuentro en el centro de ella una chimenea que la cruza del suelo al techo. La invasión del espacio de la que sólo pueden quejarse los que tienen voz.

fotografía de Artus Golis