El botiquín del pintor

Un pequeño desorden dentro de la más pulcra limpieza. Un lienzo en blanco donde volcar el dolor que produce la alegría y la tristeza. Un tintero de lágrimas de colores vivas y apagadas. Una paleta de tonos que intentan buscar el camino a seguir. Un pañuelo de papel que ahoga los llantos de una pintura inacabada. Un cajón de recuerdos del que nacen historias.

fotografía y estudio de Arroyo Marquez