Estatua de sal

Echa a correr sin mirar atrás,

a pesar de no vislumbrar un horizonte donde guarecerte,

a pesar de las montañas, acantilados, ríos

y adversidades que se interpongan en tu camino.

Mira siempre hacia adelante

aunque el miedo de aquello que te persigue sea tan poderoso que te pise los talones.

Nunca vuelvas la vista atrás

para arrepentirte de lo que has hecho.

fotografía de Siobhan Mattison