Pequeños regalos de grandes corazones

Ayer de camino al trabajo ocurrió como en los días previos a loa carnavales, como en el día previo a las vacaciones de navidad. Los niños salían del colegio con sus madres o padres de una forma distinta a como están acostumbrados a hacerlo diariamente.

fotografia de Nobi Nagase

A cada paso me encontraba un niño con un regalo diferente en las manos, pequeños regalos de papel, otros más sofisticados de peluche y algodón. Por lo que decían, alguno ni siquiera podría esperar el momento del día 19 de marzo para regalárselo a su padre.

Me hicieron recordar la época en la que nos daban un papel y un dibujo para que plasmásemos en él los colores y motivos que nos sugiriese el día del padre, después, con unas tijeras y algo de celo, terminaríamos de construir ese pequeño regalo donde depositábamos tanto corazón, la ilusión de salir del colegio y no poder soportar las ganas de dárselo cuanto antes, sin perder más tiempo, las ganas de mostrar a los demás, aquello en lo que pusiste tanto empeño.