Mujeres y Hombres y Viceversa y la elección final de Germán, Sonia


80 días, aquellos que exactamente tardó un famoso personaje en dar la vuelta al mundo apostando fuerte y ganando confiando en su espíritu de aventurero. 80 días naturales ha estado GERMAN, pero en vez de dar la vuelta al mundo, le ha estado dando vueltas a su cabeza y a su corazón para intentar encontrar con quien compartir momentos, si de amor o de amistad ya lo decidirán ambos.
Dos viajes diferentes en busca de cosas distintas.

En su viaje GERMAN conoció a PATRIZZIA, la chica italiana que llego arrasando con fuerza, por su presencia en el plató y ante la cámara aunque abriendo poco sus sentimientos y llevando como lastre pero a la vez como su principal característica, el idioma. Porque no es lo mismo expresar sentimientos cuando hay que hacerlo pensando en las palabras que decir… siempre quedaba la mirada. Su última cita con GERMAN ha sabido a despedida, ese último abrazo con fuerza era un abrazo de “te deseo todo lo mejor en la vida, hasta siempre”. Recordemos que apenas han tenido dos citas normales.

Nada más comenzar su viaje, GERMAN conoció a MARIA. En su transparencia está su mayor defecto, porque uno no sabe si tomarlo como una estrategia ante las cámaras para parecer que está realmente interesada en él de tantas veces que lo repite o si es que realmente lo dice porque lo siente. Lo que yo siento es más lo primero que lo segundo. En su última cita en el programa no ha habido tanta claridad por parte de GERMAN, aunque ha dejado caer que es “una mujer estupenda”, ¿para él o para otro que la conozca?

SONIA es otra de las mujeres de este viaje, una de las principales candidatas desde la expulsión de OANA y NIKKA. Se sigue percibiendo algo extraño en ella, se fuerza a lanzarse encima de él, a hacer determinadas cosas que no resultan naturales, nuevamente dando la sensación de que necesita avanzar o hacer ver que parece que avanza. Algo que no es necesario porque encajan a la perfección o esa es la sensación que da.

Llega el momento de que las princesas abandonen el salón del barco y se dirijan a sus camerinos para arreglarse para esa última fiesta donde el príncipe elegirá a aquella con la que bailar hasta que el barco llegue a su destino. Atrás quedan mareas y tempestades que lo hicieron zozobrar y otros momentos vividos entre lágrimas y sonrisas. Y mientras llega la noche, los invitados ofrecen al príncipe sus reflexiones, invitados que ya pasaron por aquellos momentos.

La primera princesa tiene que bailar sola, MARIA, le deja un mensaje “te vas a arrepentir” y también le deja un beso de pintalabios en la cara que gracias a EMMA que se da cuenta y se lo quita, no estaría bien recibir a la siguiente dama con tal cosa en la cara.

La segunda princesa es italiana y también se lleva las manos vacías, sin recibir apenas palabras por parte del tronista ya que apenas se han concido.

Y por fin entra en el salón la princesa elegida para el baile. Los invitados ya saben que es ella, pero ella aún no lo sabe. Y entre la conversación el príncipe le regala un beso robado que logra transportarnos a los inicios de esta aventura y ella se los devuelve con creces, olvidando cámaras y todo a su alrededor y demostrando lo que llevaba guardado dentro desde hace tantos días. Sin duda uno de los finales más románticos y con sentimientos más verdaderos que hemos vivido. Al final el que parecía un príncipe rana va a resultar que es el que es más príncipe que los demás y el que iba buscando realmente el amor.

La aventura no acaba aquí… el amor sigue dando la vuelta al mundo aunque tarde 80 o 100 días en llegar.