El final de una vida

Hoy hace ya dos años desde que nos separamos…

Nunca había sentido el final de una vida. Coloqué mi mano izquierda sobre tu lomo, sintiendo tu respiración, arriba y abajo, arriba y abajo, arriba y abajo… hasta que se fue haciendo más y más débil, hasta que se extinguió para siempre.

Aquella noche me envolví en tu manta preferida, coloqué mis manos sobre mi torso, cerca del corazón, sintiendo mi propia respiración, mientras las lágrimas de dolor me recorrían la cara hasta caer en algún lugar de la almohada y así me quedé dormido.

8 comentarios en “El final de una vida

  1. Qué triste es el final. No me gustan los finales de nada y menos el final de un ser vivo. Bonitos tus sentimientos como la foto de Yoko con el fondo de bolitas de nieve. Parecen estrellitas que caen del cielo donde seguro que está él. No te entristezcas pensando en su muerte. Yo prefiero recordar los momentos felices que pasé con el mío y en el amor y lealtad incondicional que siempre me ofreció.

  2. Jose me dio una caja de zapatos. Mira a ver si es de tu número, me dijo. Al quitar la tapa, asomó su peluda cabecita, era todo ojos azules, como una pequeña pantera negra. Apenas tenia un par de semanas y me convertí en una de sus mamás. Biberones a las cuatro de la mañana, ayudarla a dar sus primeros pasos, jugar con ella… estuvo a mi lado durante unos muy cortos catorce años y cuando se marchó se fue con ella una parte de mi. Ya hace dos años y me parece mentira que ya no esté a mi lado. Cada vez que veo un gato negro se me encoge el corazón. Ella siempre ocupará un lugar especial en mis recuerdos.

  3. Cuando hablas de Yoko, inevitablemente siento la nostalgia reciente del Nano, y esa un poco más lejana de Khali, Terry y Asim. Nombres de amigos, de compañeros.

    Mulisch escribió: “un comienzo no desaparece nunca, ni siquiera con un final”, no puedo estar más de acuerdo… quizá ya te comenté esto en alguna ocasión… insisto porque no quiero olvidarlo, de la misma manera que no olvido al Nano y ese final, con mi voz temblorosa acariciando su lomo mientras él decía adiós.

    Me gusta Yoko, me gustas tú cuando hablas de él

  4. Cede! me has echo llorar… perdí a mi perro hace nada, un mes, casi dos dentro de poco y es recordar todo lo que aportó a mi vida y me emociono! fueron ocho años sin separarme de Golfo, lo más lejos que estuve de él fueron 7 días, de resto… ocho años a mi lado.

    Solo los que hemos pasado por esto sabemos la importancia que tienen para nosotros y lo que supone la pérdida. Estoy seguro que si existe eso del más allá, allí nos encontraremos con ellos ^^ Un saludo

  5. Qué sensibilidad…yo tengo por toda mi casa fotos de mi perro,
    imagino lo duro que tiene que ser perder a tu mejor amigo,compañero
    y yo que sé que más decir…todavía recuerdo su olor a cahorro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s