Perdido en el centro comercial

La situación que he vivido hoy, hasta el momento sólo la había visto en las películas. Han sido momentos de gran tensión.

He aprovechado tras salir del trabajo para pasarme, antes de comer, por el centro comercial. Al entrar me he encontrado la escena. Al principio pensé que los guardas de seguridad estaban buscando a varias personas que había robado algo y al lado estaba uno de ellos y lo tenían vigilado. Pero no. El chico que estaba al lado del guarda no era un ladrón. Según me he adentrado más en el centro comercial he entendido todo cuando he visto a otro guarda y a una mujer desesperada buscando a su hijo que por lo visto y por la comunicación entre la seguridad que se podía escuchar por los walkie talkies, iba vestido de color blanco.

Según avanzaba más hacia el interior, había gente que había visto al niño adentrarse en el supermercado y la madre iba siguiendo sus indicaciones…

Me he quedado más tranquilo cuando he escuchado un “allí, está allí” de su propia madre antes de entrar en la tienda, pero por unos momentos me he sentido fatal, como si se me hubiese perdido mi propio hijo. Una situación de estas es como una pesadilla. Ya me tocó vivirla con Yoko y espero no volver a tener esa sensación nunca más y si se produce, que tenga un final feliz.

dibujo de Ludwing Matthews