La hormiga atómica en… “confusión de identidades” y sobre programación infantil de hoy

¡Contra el mal, la hormiga aaaatómicaaaaa!

Opening “La hormiga atómica”

Los recuerdos que conservo de este personaje animado, así como de otros como Tao Tao o de la misma época son directamente transferidos por mis hermanas, que sí llegaron a ver la serie en su estreno. Yo me tuve que conformar con ver las repeticiones posteriores de sus minicapítulos que recuerdo vagamente.

Con la edad que tenía, de apenas 2 años, no recuerdo las tramas de los episodios, pero sí me viene a la mente su imagen y su super grito y sobre todo recuerdo el momento y el lugar, merendando como casi siempre que veía la tele, sentado con mi merienda en el suelo cubierto por la antigua alfombra del salón, mientras mi madre cosía.

La hormiga atómica en… “confusión de identidades”


No es que ahora no se hagan dibujos animados como los de antes, que es obvio que no. Si se empeñasen en traer la cantidad de series de japón y otros lugares y doblarlas (algunas son maravillosas), si al menos dedicasen a los niños tardes con contenedores de series infantiles como antes, si dejasen por un momento de ver sólo audiencias, aquellas tardes volverían a ser las de siempre.

Quizá no todo sea culpa de los que programan televisión, sino de que la atención de los niños ahora se dispersa, lo cual no es perjudicial. Más cosas para hacer, más cosas con las que jugar, parece que tienen tiempo para todo y a la vez para nada, siguiendo el ritmo que los mayores les imponen. Quizá sea cuestión de tener un momento para ponerle a mi sobrino una de estas series… a ver qué pasa…