Los Seis Signos de la Luz, una aventura de sábado por la tarde

los seis signos de la luz

Los Seis Signos de la Luz es una aventura para vivir un sábado por la tarde, sentado en el sofá, acurrucado bajo una manta y todo a oscuras dispuestos simplemente a ver el transcurso de una bonita historia sin pretensiones, una historia donde una más de tantas veces se cuenta la batalla entre la luz y la oscuridad.

los seis signos de la luz

La historia comienza con Will, un chico normal, en un mundo aparentemente normal, donde en el autobús de vuelta a casa el protagonista conoce a una guapa chica de la que no puede apartar la mirada. Sin duda una de las escenas que el espectador vuelve a rememorar al final del film por el giro de tuerca que da la historia. Quién pensaría que tras esa bufanda roja se ocultarían tantos misterios y el mayor secreto…

los seis signos de la luz

El trascurso de la película gira en torno a la búsqueda de los seis signos de luz, escondidos cinco de ellos en lugares apartados en el tiempo y el espacio. Es en esta búsqyueda donde el personaje de Will queda definido, donde tras reconocerse como El Buscador, pasa de la vida de niño a la vida de adulto y donde en una impresionante secuencia de explosiones en la noche, su rabia y su ira por conocer lo que le depara el futuro, se refleja esta transición.

los seis signos de la luz

los seis signos de la luz

Es este el regreso del protagonista de Everwood también, ejerciendo de hermano mayor de Will y con su propio papel en la historia, una historia de la que si bien sabemos hacia donde se dirige e incluso cual es el sexto signo de la luz, no dejará de apasionarnos y dejar un buen sabor de boca, como una buena aventura de sábado por la tarde.

los seis signos de la luz