Los Pitufos

los pitufos

Tierna sociedad creada por personajes representativos de la misma, el dormilón, el jefe (papá pitufo), los diversos trabajadores, escenario donde verter las críticas del machismo o la discriminación. No hay término medio en lo que a lo que representa esta serie se refiere.

Sólo queda una verdad, la de un niño mirando a esos personajes azules con gorro azul divirtiéndose en sus vidas con problemas cotidianos mientras una fuerza mayor les obliga a tener miedo día y noche por sus vidas representado por Gargamel y su feroz gato, esa es la verdad más infinita.

Ver los pitufos es como asistir a un hermoso cuento donde divertirse de pequeños y en el que volcar moralejas y moralinas de mayores, descubriendo los secretos de aquello que antaño nos hacía sentir felices frente al televisor los fines de semana. La época en que todos los niños veían lo mismo, en la que en las tiendas se vendía siempre lo mismo y todo el mundo compraba lo mismo, en las ferias los peluches de premio eran los mismos. Todos los niños querían llevarse a casa un pitufo y en el colegio irremediablemente cada uno imaginaba el tipo de pitufo que era el compañero, porque cada pitufo resalta un rasgo de la personalidad: Papá pitufo, Pitufina, Fortachón, Goloso, Romántico, Vanidoso, Bromista, Granjero, Filósofo, Armonía, Minero, Poeta, Pintor, Perezoso, Miedoso, Sastre, Tontín, Soñador, Gruñón, Bebé pitufo, Genio, Rastreador, Cochinón, Debilucho, Friolero, Animoso, Travieso, Tristón.

Cada uno de ellos me hacía sentir algo, con algunos sentía conexión (Goloso, Romántico, Poeta, Pintor, Perezoso, Miedoso) y a otros los aborrecía (Gruñón, Cochinón, Fortachón), sin duda un fiel reflejo de las personas que detestaba cuando era pequeño y que sin duda alguno se ganó el mote. La misma conexión y aborrecimiento que se produce en la vida diaría ahora, cada uno tiene su forma de percibir a las demás personas y en base a eso crea con ellas una relación de amor y odio.

Gargamel y su gato representan los infortunios, las situaciones en las que nuestro día normal al que estamos acostumbrados cambia radicalmente y toma un rumbo inesperado.

los pitufos

Ver los pitufos ahora me trae grandes recuerdos. Los cuadernos de dibujo en los que coloreaba a cada uno, mis primeros esbozos sobre un papel en blanco intentando dibujar uno de sus sombreros, el muñeco de feria ansiado por todos, la baraja de cartas con las que jugaba con mis primos a reunir escaleras de colores de pitufos, huevos kinder con muñecos de la serie… Por encima de todo y dejando aparte la moraleja de este cuento que supone “Los Pitufos”, prefiero quedarme con la inocencia de la verdad infinita.

Los Pitufos, episodio completo “Romeo y Pitufeta”

13 comentarios en “Los Pitufos

  1. Yo no recuerdo muy bien si llege a ver los pitufos, si los vi era demasiado pequeño, he estado viendo un poco el capitulo, y que cambio de los dibujos de antes a los de ahora, estos tenian su encanto, mucho, pero el anime deja el liston muy alto.

  2. Comunicado del presidente bloguero de Yoko’s: “Este blog no pretende convertirse en fuente de información de ningún tipo, en lugar donde informarse de tornados o placas subterraneas y terremotos. Cualquier errata es bienvenida e incluso buscada con ahinco, porque en la esencia de lo que me sale del bolo lo escribo” ajaja 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s