Expulsados de su tierra

La “aficción” de los ricos y poderosos por hacerse con tierras privadas en lugares paradisíacos sin importarles nada más, lleva a situaciones en las que incluso los indígenas de ese lugar se levantan una buena mañana y de pronto se encuentran con que esas tierras ya no son suyas. Las madres tratan de proteger a sus hijos frente a la dureza con la que son expulsados de su tierra sin conseguir nada como muestra la imagen en la que una mujer indígena protege a su hija de los golpes de las fuerzas policiales cuando les echan de un lugar del Amazonas.

Hoy nadie respeta a nadie, con dinero todo se puede comprar, pero los indígenas de tierras olvidadas no saben de dinero, sólo saben que pertenecen a ese lugar y que una fuerza mayor les ha arrebatado siglos de historia, de sangre y de familias que ahora tendrán que mudar a otro lugar donde ya nunca más nada será lo mismo.

indigenas expulsados de sus tierras

fotografía de Luis Vasconcelos