Los perros también se enfadan

Es innegable que cualquier gesto inapropiado de acercamiento, cualquier broma o acciones más lógicas como quitarle su hueso preferido mientras lo está astillando, pueden hacer que tu mascota saque su lado malo. En ese momento, la piel que recubre el hocico se levanta por los lados y aparecen esos afilados dientes temerosos.

los perros tambien se enfadan

Yoko sólo se enfadó en la vejez, cuando en días de cansancio no había más remedio que salir a la calle y se molestaba por el simple hecho de ponerle la correa. Los perros también se enfadan.