Con elegancia

setter irlandes concurso canino

Los concursos caninos. En más de una ocasión pensé en entrenar a Yoko para ir a uno de ellos, incluso vi posibilidades serias cuando a los pocos meses aprendía las órdenes inmediatamente en unos segundos. Pero me quedé en el “sitz” para que se sentase, “platz” para tumbarse y “dame la patita”. Después de eso me volví en un “mal” educador de perros y el resto de órdenes con más personas en la casa llevando la contraria y pronunciándolas de su propia forma, hicieron que no aprendiese más cosas de forma correcta.

Al menos Yoko tenía esa belleza natural de un perro de caza, con una de las patas delanteras suspendida en el aire con majestuosidad por el simple hecho de ver una mosca en la ventana o un pajarillo en la calle. Instintos que no hace falta que nadie le enseñase, venían dentro de él como buen setter irlandés.

Por no hablar de su brillante pelo rojizo. Nada más lavarle su pelo era objeto de críticas por todo el mundo en la calle al pasar por su lado. Los niños se paraban a mirarle para decir “qué bonito” e incluso alguna que otra mujer ha deseado tener ese color de pelo para sí mismas. Era un candidato con elegancia.

Destrocemos Eurovisión – Chikilicuatre a Eurovisión

Así, en caliente. Después de llevar viendo Eurovisión durante tantos años, muchas veces con la sensación de ser una cita ineludible cada año, cuando desde pequeño con ese calor de la primavera que antecede al verano, esperando en casa mientras alguna de mis hermanas regresaba de su viaje de fin de curso, con mis papeles de votos preparados para decidir quién tenía mejor voz, mejor canción o puesta en escena…

Todo eso ha sido fulminado por “la broma pesada de internet” por las ganas de reirse del Festival de Eurovisión de unos cuantos, esa alegría de poder aprenderme la canción para cuando llegase al gran escenario de la Canción.

Quiero desear desde este mi espacio mis más sinceras felicitaciones a todos los que han votado a Chil¡kilicuatre, el ganador, por haberse reído de nosotros y de lo que el Festival guardaba de significado para muchos, gracias por cargaros tantos sentimientos.

Ganar no era lo prioritario en Eurovisión, pero se han empeñado en que sí lo era y he aquí el resultado, un personaje patético que incluso me hace gracia, eso es innegable, qué voy a decir yo que soy un fiel seguidor de Tú Sí Que Vales que disfrutó con la canción del Jonathan. El jurado tampoco ayudó mucho, tan expertos y tan ciegos de no darse cuenta de mandar a alguien más fuerte, porque calidad había y mucha, parte de culpa es de ellos. Por cierto, la canción de Chikilicuatre, el ganador, ya la sacaré cuando salga el video oficial, quien sabe “amor ya tu sabes” si para ese tiempo hasta me guste. Yo creo que la gente una de dos, o se habrá cansado de escucharla y verán la verdad de lo que han elegido, o se convierte en el himno. El tiempo lo dirá.

Es posible que ganemos, pero, ¿ganar a costa de unos sentimientos, sacrificando buenas canciones en pos de un espectáculo que podemos ver en cualquier programa de televisión nocturno? Eso sí que no, por lo menos en mi mundo.

Mi enhorabuena a TVE por haber hecho de “Salvemos Eurovisión” su propia tumba. Se lo merecen, pero no lo merecemos. Por lo menos este año los niños pequeños menores de 3 años podrán ver por primera vez en el Festival de Eurovisión a España enterándose de todo, con palabras que les son conocidas, hay que mirarlo por el lado positivo.

Eurovisión no necesitaba algo diferente…