La Brújula Dorada – Luces del Norte

 luces del norte la materia oscura la brujula dorada

Hace ya algunos años que leí la trilogía de Philip Pullman, “La Materia Oscura”. En un arrebato navideño encargué los tres libros por algo más de 40€, “Luces del Norte”, “La Daga” y “El Catalejo Lacado”. Los fui dosificando entre libro y libro de Harry Potter para mitigar la espera de fantasía, esa dosis que desde la noche de nochebuena de 1999 (que ya contaré) me era necesaria como el comer.

Trailer “La Brújula Dorada” 

A la primera película le han otorgado un nombre diferente al del libro original en castellano, de “Luces del Norte” (“Northern lights”) pasa a llamarse “La Brújula Dorada” (“The Golden Compass”). Los personajes se mantienen siendo fieles al libro, Lyra y su daimonion Pantalaimon recorrerán una aventura plagada de misterios y peligros que empiezan con el capítulo titulado “La licorera de Tokay”.

la brujula dorada poster

Escribe Philip Pullman al principio del primer libro los siguientes versos del libro II de John Milton “El paraíso perdido”:

En este espantoso abismo,

matriz de la naturaleza y tal vez tumba,

no de mar ni tierra, ni aire, ni fuego,

sino de todos juntos en sus fecundadoras causas

confusamente mezclados, y al que debe combatirse siempre,

a menos que aquel que todo lo hace y puede ordene

sus oscuras materias y cree más mundos,

en este espantoso abismo, el cauteloso demonio

se detuvo al borde del infierno y miró un momento,

considerando su viaje… 

Este primer libro está a la altura de la fantasía más exigente y su trama está endiabladamente trabajada en todos los aspectos, manteniendo el interés en cada página, con momentos únicos e inolvidables como meterte dentro de la piel de un personaje, querer decirle que no se fie de algunas personas y vivir con él ese trago inevitable de darse cuenta de que las cosas no son lo que aparentan, de que el mal y el ansia de poder no descansan en ningún rincón del universo entero, creando Pullman una obra magistral basada en aquellos versos.