¿Por qué conformarte con un poco si lo puedes tener todo?

Puedo tener todo lo que quiera, a mi alcance con decir ya, puedo tener miles de rosas mías dispersas por el mundo entero, de diferentes colores y tamaños, con diferentes nombres y olores. Arrancarlas, hacerlas crecer o regarlas a mi antojo. Puedo tener todas las que yo quiera, pero hay una…

Hay una que es especial, a la que yo quiero más que a ninguna. Y entonces las demás se me olvidan, porque yo quiero cuidar sólo a esa. Cuando estoy con ella todo cobra sentido y el mundo deja de girar para un lado y para otro sin sentido, todo lo que planté se marchita y a mi paso van creciendo raíces nuevas que arraigan con más fuerza.

Tengo el mundo infinito para mí, tantas cosas por descubrir y yo prefiero la soledad de mi parcela, de esa que conozco mejor que a nadie. No quiero perderme en la distancia. Tengo todo y me conformo con lo poco que sé que alegra una pequeña parte de mi corazón.

Puedo tenerlo todo, pero si no tengo lo que quiero, es como si no tuviera nada.

rose